Curiosidades de la Luna

PDFImprimirE-mail

La Luna es el cuerpo celeste más próximo a la Tierra lo que en gran medida nos permite conocerlo con  detalle. 
El movimiento de la Luna alrededor de la Tierra, junto con su rotación sincrónica son la causa de algunas curiosidades, en este articulo se recogen algunas de las más destacadas
.

Las posiciones relativas del sistema Tierra-Luna origina interesantes curiosidades quizá no tan evidentes. En la foto adjunta se ve una imagen de la Tierra tomada desde el Apolo 11 cuando orbitaba el Mar de la Tranquilidad, antes de alunizar en julio de 1969. De la Tierra solo se ve una parte, algo más de la mitad, ya que la Tierra vista desde la Luna presenta fases, creciente, llena, etc. Volveremos luego sobre este tema.

Imagen de la Tierra vista desde la Luna
A primera vista se podría pensar que se trata de una salida de la tierra vista desde la Luna, o una puesta, pero si razonamos el movimiento de ambos astros veremos que no se trata de ninguna de las dos situaciones.

Para todo el mundo resulta evidente que la Luna siempre muestra la misma cara hacia la Tierra. Desde la tierra hay una cara que nunca es visible, por tanto desde esta cara tampoco se ve la Tierra, NUNCA, en tanto que desde la cara visible de la Luna SIEMPRE está la Tierra sobre el horizonte. El resultado es que vista desde la Luna la Tierra siempre ocupa la misma posición en el cielo, es decir, ni sale ni se pone.

Un habitante de la Luna, a los que no llamamos lunáticos si no selenitas (que suena mejor) que viviese en la cara visible de la luna siempre tendría la tierra sobre su horizonte, casi en el mismo lugar. Precisando más, la Tierra realiza un pequeño movimiento elíptico, debido al movimiento de libración. Nuestro fotógrafo tomó la foto cuando orbitaba sobre el Mar de la Tranquilidad, pero si se hubiese detenido en ese punto, siempre vería la Tierra queriendo salir pero sin conseguirlo. Esto solo afecta a la Tierra debido a que siempre presenta la misma cara, pero si vera salir y ponerse a todos los demás astros, sol, estrellas y planetas.

Que la Luna siempre muestre la misma cara hacia la Tierra es consecuencia de que el periodo de rotación de la Luna sobre si misma, y su órbita alrededor de la Tierra son iguales. La coincidencia de ambos periodos se denomina rotación sincrónica y como es de suponer no puede ser fruto de a casualidad. ¿A qué se debe? La respuesta está en las mareas.

Sabemos que la atracción de la Luna origina la elevación y descenso del nivel del mar dos veces al día. La energía necesaria para este movimiento de la masa de agua procede de la energía de rotación de la Tierra, y parte se pierde debido al rozamiento en la misma masa de agua y sobre el fondo marino. La consecuencia es que parte de la energía de rotación de la Tierra se transforma en calor y la Tierra gira más despacio. A 2008 se le ha añadido un segundo más debido a la leve pérdida de movimiento experimentada por la Tierra durante este año. En los primeros millones de años del sistema Tierra Luna, cuando esta aún estaba fundida, las impresionantes mareas ejercidas por la Tierra sobre la Luna, cuya masa es 81 veces mayor, le hicieron perder tanta energía que la frenaron hasta que mostró siempre la misma cara hacia la Tierra.Corte en esquema de la Luna

Cuando la Luna presenta siempre la misma cara hacia la Tierra cesan los movimientos de marea y la Luna adopta una forma ligeramente elíptica, alargada hacia la Tierra. Además las capas interiores de la Luna tampoco son concéntricas, el núcleo interior más denso está desplazado hacia la Tierra, debido a la atracción de esta. La corteza lunar es más delgada, 30 km. de espesor en la cara visible, que en la cara oculta, 70 km. Los grandes asteroides que cayeron sobre la Luna rompieron la corteza en la cara visible, dando lugar a la salida de lava desde el interior y formando los mares lunares. La cara oculta, más gruesa, soportó los impactos de asteroides sin que la fractura llegase a romperla por completo, por lo que no se formaron mares. Este fue uno de los resultados obtenidos por el cohete espacial ruso Lunik III que en octubre de 1959 fotografió el hemisferio oculto de la Luna mostrando que no habían mares como en la cara visible. Al único y pequeño mar existente le pusieron justamente el nombre de Mare Moscovinese.

Un selenita que morase en la cara oculta de la Luna, nunca vería la Tierra, podría creer que su mundo gira sobre si mismo, y que da una vuelta en poco más de 28 días. Perdón, como desconoce la tierra no tendría ni idea del periodo de rotación de esta, el nuestro, y su día tendría una duración de 28 días nuestros. Sin entrar en muchos detalles podemos imaginar que en ese periodo vería salir el sol por su horizonte este y como se eleva lentamente hasta alanzar su punto más alto, a la par que aumenta la temperatura hasta la agobiante cifra de 115 grados.Fases de la Luna

La puesta de sol tendría lugar transcurridos 14 días terrestres desde su orto, y durante otro periodo similar el sol no seria visible. Cuando esto sucediese la temperatura descendería hasta los 150 grados bajo cero. En la Tierra, gracias al efecto invernadero que de forma natural provocan las nubes y el CO2, los cambios de temperatura no son tan drásticos. De no ser por este efecto invernadero la temperatura media de la Tierra que es de 20 grados no pasaría de 15 bajo cero.

Volviendo a las curiosidades de la Luna, el dibujo nos muestra las posiciones relativas de los tres astros: Sol Tierra y Luna como si los viésemos desde el polo norte terrestre, la luna gira en el sentido contrario a las agujas del reloj y las mitades claras corresponden a la parte iluminada por el Sol. En la posición "a" desde la Tierra veríamos la cara oscura de la Luna, diríamos que hay Luna Nueva, nuestro amigo selenita, que habita en la cara vuelta hacia la tierra, vería toda la tierra iluminada, diría "Tierra Llena", que bien suena verdad. Pasados ±7 días, nosotros veríamos Luna Creciente, en tanto nuestro amigo vería “Tierra Menguante”. Transcurrido otro periodo similar la luna brillaría con todo su esplendor vista desde la Tierra y diríamos que esta llena, al mismo tiempo los selenitas que viesen la Tierra la verían nueva, es decir no la verían, por que tendrían el Sol en el mediodía y la cara oscura de la Tierra hacia ellos. En la ultima fase, "d" en nuestro grafico nuestra Luna esta menguando en tanto que su tierra crece. Vemos que en todo momento las fases de la Tierra y la Luna son contarías, Luna nueva con Tierra llena, Luna creciente con Tierra menguante etc.Tierra y Luna muestran la misma fase desde el espacio

Si ponemos el foco sobre el selenita que habita la cara visible desde la Tierra, y analizamos el cielo que vería a lo largo de una rotación de la Luna, vemos que cuando el Sol no esta sobre su horizonte "siempre" esta la Tierra. Si tenemos en cuenta que la superficie de la Tierra es unas 16 veces mayor que la de la Luna, y que refleja unas 6 veces más luz que esta, resulta que la Tierra refleja sobre la Luna unas 100 veces mas luz, que la Luna sobre la Tierra. Si sumamos que en la cara visible desde la Tierra, uno de los dos astros más brillantes del cielo lunar siempre esta sobre el horizonte, y que además su luz no esta amortizada por la atmósfera, ya que no tiene, resulta que en la cara de la Luna visible desde la Tierra no existe la noche.

A primera vista se podría pensar que este no sería un buen lugar para un astrófilo y que las estrellas no son visibles en el cielo lunar, pero cuidado, no hay atmósfera que difunda la luz y eso significa que más allá del disco del Sol o de la Tierra, el espacio es de una negrura insondable. Como no hay atmósfera las estrellas no titilan y son puntos perfectos, circulares, estáticos y con un brillo aparente casi el doble que vistas desde la tierra.

Pero ¿Cómo se verá el Sol? De entrada el brillo aparente del Sol visto desde la luna es también el doble que desde la tierra, debido a la falta de atmósfera. Precisamente por que no hay tal, no hay luz difundida por esta, ni cielo azul, y, si con un dedo tapásemos el disco solar, a su alrededor aparecería la corona, mucho mayor que el propio disco solar, brillante, con tonos blancos y azulados, surcada por filamentos que parten desde el astro rey hacia el espacio. Todo el espectáculo que vemos en un eclipse de sol se ve en cualquier momento desde la Luna con tal que un disco opaco provoque el eclipse.

Las consecuencias de la falta de atmósfera y la rotación sincrónica, provocada por el efecto de marea de la Tierra sobre la luna, han hecho de este un mundo totalmente diferente al nuestro, Desde un hemisferio lunar la tierra es visible siempre, en tanto desde el otro no se ve nunca, y en toda ella el cielo es completamente negro. La ausencia de atmósfera o agua líquida que redistribuya el calor es responsable de la gran diferencia de temperatura existente entre la cara diurna y nocturna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


joomla template