Indicaciones para observar los planetas

PDFImprimirE-mail

Particularidades de la observación de los planetas
Observar los planetas requiere cierta planificación la altura sobre el horizonte y la distancia angular entre el planeta y el Sol son fundamentales para tener buenas posibilidades de observación. Disponer de un calendario de eventos es interesante para que no se pasen las mejores oportunidades. La fecha de la oposición o máxima elongación son fundamentales. Los conceptos, oposición, conjunción, etc se encuentran explicados en el artículo: Posiciones singulares de los planetas, en esta misma página. Algunas pautas son diferentes para la observación de los planetas interiores y exteriores, de ahí que se aborden por separado en este artículo.


Planetas interiores: Mercurio y Venus.
Los planetas interiores siempre se ven cerca del Sol, al atardecer o al amanecer, por eso es importante buscar las fechas de máxima elongación. Especialmente en Mercurio ya que su máxima elongación no supera los 26 grados. Habrá que observarlos durante el crepúsculo, si esperamos a que sea noche cerrada el planeta estará muy bajo y la observación difícil por la turbulencia.

Planeta Mercurio

Mercurio: las mayores elongaciones de Mercurio durante 2018 se producen el 15/03 con 18,4° este, 12/07 26,4° este (la mejor del año) 26/08 18,3°, 15/12.21,3°. La órbita de mercurio es bastante elíptica por lo que la máxima elongación no es siempre la misma. Visto al telescopio Mercurio ofrece una imagen muy pobre, un pequeño disco anaranjado que en ocasiones presenta una fase marcada. Descubrirlo es en si mismo interesante, aparece en el crepúsculo como una estrella fuera de lugar.

Venus

Venus: También hay que observarlo antes del amanecer o después del anochecer, nunca a media noche. La órbita de Venus es la más circular de los planetas, su elongación alcanza los 46° por lo que es posible observarlo durante la noche cerrada. La secuencia de visualización es como sigue: un mes después de la conjunción superior comienza a verse al atardecer, cada día un poco más al este del Sol y cada día se pone un poco más tarde hasta que es visible durante la noche cerrada. La mayor elongación se produce el 17 de agosto, durante un mes la elongación es casi igual, superado este periodo su brillo aumenta, alcanza la máxima magnitud (-4,7) a finales de septiembre. Cada vez es más difícil observarlo por que se aproxima a la posición del sol, hasta que resulta inobservable, este periodo dura sobre un mes y coincide con la conjunción inferior que este año se produce el 26 de octubre. Después de la conjunción es visible al amanecer, cada día sale antes y su brillo se incrementa hasta la magnitud -4,7; la máxima elongación oeste tiene lugar el 6 de enero de 2019, 47° oeste. Después de la máxima elongación la distancia angular venus-sol se va reduciendo hasta que es tan pequeña que el brillo del segundo impide la observación del primero, esto sucederá hacia primeros de mayo de 2019. Venus no será visible de nuevo hasta primeros de diciembre de 2019.
Venus está cubierto de una densa capa de nubes que hacen totalmente imposible observar su superficie. Las nubes son lo bastante homogéneas como para distinguir algún detalle. La rápida rotación de las capas superiores de las nubes (que no del planeta) y la dinámica convectiva genera una formación en Y desde el ecuador hacia los polos, pero esta formación es muy tenue y no es posible verla con telescopios de pequeño diámetro desde la Tierra. Lo que si se puede observar es la fase del planeta, creciente cuando se ve al amanecer y menguante al atardecer. Las fases creciente y menguante al 50% se corresponden con las máximas elongaciones oeste y este respectivamente.


Planetas exteriores: Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.
Norma general para todos ellos debemos tener en cuenta que antes de la oposición el planeta es visible de madrugada, conforme se aproxima la oposición sale antes cada día y no tenemos que esperar hasta la madrugada para verlo. En los días inmediatos a la oposición, antes y después, podemos suponer (aceptando cierto margen de error) que el planeta sale a la puesta de sol y se pone a la salida de este, el planeta es visible a lo largo de toda la noche. Durante la oposición es la mejor época de observación de los planetas por que se encuentran a la mínima distancia, además de ser visibles mientras dure la noche. Después de la oposición cada día al anochecer el planeta está por encima del horizonte, al final del crepúsculo podemos comenzar a observarlo. También cada día se pone un poco antes, hasta que unos meses después de la oposición se oculta antes de que termine el crepúsculo dificultando su observación.
A simple vista el desplazamiento de los planetas por el cielo es considerable si imprimimos una carta de las constelaciones que va a recorrer y vamos marcando las sucesivas posiciones de los planetas, al cabo de unos meses tendremos una aproximación de la trayectoria aparente del planeta en el cielo. No es preciso disponer de algún instrumento científico, basta con situar al planeta respecto a las estrellas próximas, el resultado tendrá poca precisión pero suficiente para señalar el camino aparente seguido por el planeta. Cuanto más cerca esté el planeta de la tierra mayor será la amplitud del movimiento, Marte es el mejor candidato.

Respecto a las épocas de las oposiciones respecto al año cabe considerar que durante el verano la eclíptica esta alta durante el día y baja por la noche. La altura de la eclíptica en junio y julio es de 30º durante la noche. Las oposiciones en verano se producen a poca altura sobre el horizonte, además de que la noche es más corta y menor el tiempo de observación. Por el contrario en invierno la eclíptica esta baja durante el día y alta por la noche. Dado que la altura sobre el horizonte es importante para cualquier observación astronómica, para los planetas más si cabe, son más apropiadas las oposiciones invernales que veraniegas.

Marte

Marte: La visibilidad del planeta es un tanto particular debido fundamentalmente a dos características. Por una parte el periodo sidéreo es 686,97 días 1,88 veces el de la Tierra, desde que se produce una oposición nuestro planeta da casi dos vueltas alrededor del sol mientras Marte da una. El periodo sinódico (tiempo transcurrido entre dos oposiciones consecutivas) es de 780 días, 2,13 años, esto significa que se produce una oposición de marte cada 2,13 años. Además la órbita de Marte es bastante elíptica, la distancia entre Marte y el Sol varía desde 206 millones de km. hasta 240 millones de kilómetros. Cuando la oposición se produce en la época que marte se encuentra más próximo al sol la distancia entre ambos planetas puede ser de 56 millones de kilómetros, pero cuando se produce en la máxima distancia de Marte al sol, la distancia entre los planetas no será menor de 90 millones de kilómetros. Si analizamos las dos características tenemos que las oposiciones se producen cada dos años pero todas no son igual de favorables. Transcurren unos 15 años entre dos oposiciones favorables. Las mejores oposiciones son las que tienen lugar en los meses de julio y agosto, que es cuando Marte pasa por su perihelio. La diferencia en el tamaño aparente de Marte entre oposiciones favorables o no es considerable, en las primeras alcanza el diámetro de 25 segundos de arco y en las segundas sólo 15.
Qué podemos observar en Marte, hay bastantes rasgos de su superficie que son asequibles a los telescopios de aficionados. Los contrastes anaranjados y verdosos son apreciables y se presta a dibujarlo o fotografiarlo. Los casquetes polares también son visibles. Todos los rasgos son pequeños por lo que observarlos es una meta en si mismo. El uso de filtros mejora el contraste de algunos, no hace fata un arsenal de ellos pero un filtro azul para destacar los casquetes polares o uno naranja para las planicies como Hellas o desiertos brillantes son muy adecuados. El Rojo da el máximo contraste a las figuras de la superficie, también a los casquetes polares.
Como el periodo de rotación es muy parecido al de la Tierra -24 horas 37 minutos- si lo observamos siempre a la misma hora veremos la misma zona, habría que observar el planeta durante 34 días a la misma hora para ver toda la superficie del planeta. La solución consiste en observar en momentos muy distantes, por lo que debiera ser el primer astro que observemos durante la noche y el último, para recorrer la más amplia porción de la superficie del planeta.

Júpiter

Júpiter: Es el planeta más grande del Sistema Solar Su turbulenta atmósfera genera una disposición de bandas claras y oscuras paralelas al ecuador, en estas nubes se originan diferentes tipos de formaciones circulares o alagadas que pueden ser observadas desde la Tierra con un telescopio de aficionado. Generalmente se forman en la zona fronteriza entre una banda y una zona adyacentes. La más conocida es la Gran Mancha Roja, un gigantesco anticiclón de forma elíptica cuyo eje mayor alcanza unas tres veces el de la Tierra. Su coloración varía en intensidad al igual que su tamaño. Si deseamos hacer un seguimiento de la evolución en un planeta Júpiter es el mejor candidato. Seguir la evolución de sus nubes es posible, pudiendo establecer comparaciones entre diferentes noches de observación.
El periodo sidMancha rojaéreo de Júpiter es de 11,86 años, esto significa que mientras la Tierra da una vuelta alrededor del Sol, Júpiter sólo ha girado 1/12 de su órbita. El periodo sinódico es de 399 días, las oposiciones de Júpiter se suceden un año y un mes después de la anterior.
La magnitud del planeta varía desde -1,7 en la conjunción superior hasta -2,5 en la oposición. El diámetro aparente también varía entre 31,0" y 44,7". La variación de brillo no afecta a la observación, pero el tamaño aparente si es importante, la proporción es casi 3:2. El diámetro polar es 9/10 del ecuatorial y este achatamiento se puede percibir.
La oposición tiene lugar el 09 de mayo, ese día será visible durante toda la noche es una buena oportunidad para observar toda la superficie en una noche. Júpiter da una vuelta completa en 9h 50m, si suponemos que cuando observamos el planeta vemos los detalles hasta 60 grados este y oeste del meridiano central, tenemos a la vista 120 grados de longitud joviana. Habrá que esperar 2/3 del periodo de rotación para que los detalles que no pudimos ver por el hemisferio oeste del planeta aparezcan por el este, lo que en la práctica supone casi siete horas de observación. Júpiter será inobservable a finales de diciembre y enero de 2019.

Saturno
Saturno La visión de los anillos de Saturno es una las observaciones que más impactan a las personas que se asoman por primera vez a un telescopio. Para los que hemos hecho muchas observaciones siguen teniendo gran atractivo, apreciar diferencias de tono entre los anillos requiere una observación delicada pero posible. Además la divisiones de Cassini y Enke son una buena prueba de la bondad de nuestro equipo, la primera es sencilla de distinguir pero la de Enke se puede calificar de nota. También podemos distinguir la sombra que proyecta el anillo sobre el planeta por delante del planeta, o la que proyecta el planeta sobre el anillo por la parte posterior. Esta última es más amplia antes o después de la oposición, y se manifiesta como un hueco negro entre el anillo y el planetas por detrás. Durante la oposición la sombra también adopta una posición opuesta a la Tierra y por tanto no es visible. La que proyecta el anillo sobre el planeta depende de la inclinación del anillo, cuanto mayor sea esta más amplia la sombra.
Los anillos de Saturno están inclinados 26,45º respecto a la eclíptica, esto significa que cuando la oposición se produce en la perpendicular al plano de los anillos estos serán bien visibles, pero cuando la Tierra pasa por el plano de los anillos literalmente desaparecen. El espesor de los anillos es próximo a un kilómetro, cuando los tenemos “de canto” no se pueden ver desde la Tierra. Como el periodo de rotación de Saturno es de 29,46 años en cada periodo tendremos dos épocas, cada 15 años aproximadamente, en las que los anillos dejan de ser visibles. La próxima será el 23 de marzo de 2025. Durante la mitad de este periodo orbital de Saturno (unos 15 años) veremos el lado norte de los anillos y durante la otra mitad veremos el lado sur. Lo mismo sucederá con los polos, durante la mitad de su periodo orbital veremos el hemisferio norte y la otra mitad el sur. Desde septiembre de 2009 hasta marzo de 2015 vemos el hemisferio norte.
La atmósfera de Saturno también forma bandas similares a las de Júpiter, menos intensas, además el planeta está cubierto de una fina neblina que dificulta su observación. En algunas ocasiones se han observado grandes manchas blancas que cubren una parte considerable de su superficie. Este rasgo es interesante que sea observado.

UranoNeptuno

Urano y Neptuno. Los dos planetas más alejados del Sistema Solar no presentan ningún rasgo apreciable en su superficie, la gran distancia que nos separa de ellos los reduce a dos puntos en el espacio. El periodo de rotación de Urano alrededor del Sol es de 84,01 años, las oposiciones se suceden cada 369,7 días, cada año se retrasa 4 días respecto al anterior. Su diámetro aparente varía entre 3,3 y 3,6 segundos de arco. Su magnitud oscila entre 5,7 y 5,9, está en el umbral de la visibilidad sin telescopio, pero a la práctica es muy difícil observarlo sin telescopio o prismáticos. Al telescopio se ve un pequeño disco de tono verdoso, se distingue bien de una estrella pero nada más. La observación de Neptuno aún aporta menos información, el planeta más alejado del Sol tiene un periodo orbital de 164,78 años desde que se descubrió en 1846 sólo se le ha visto dar una vuelta alrededor del Sol, que se completo en 2011. Su periodo entre oposiciones es de 366,7 días, cada año su oposición se retrasa un día y medio respecto al anterior. Su movimiento en el cielo a lo largo de un año es de unos dos grados. El diámetro aparente oscila entre 2,4 y 2,5 segundos de arco y la magnitud entre 7,8 y 8,0. Al telescopio se observa un pequeñísimo disco azulado, si señalamos su posición sobre una carta se pone de manifiesto su leve movimiento retrógrado.

 

 

 

 

Créditos imágenes

Mercurio: Imagen tomada por la sonda Mariner en 1974 -NASA-.

Venus: Imagen generada con el software Celestia.

Marte: Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble el 26/08/2003 en una de las mejores aproximaciones del planeta Marte -HST / NASA-

Júpiter: Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble el 2009 -HST / NASA-

Júpiter mancha roja, imagen tomada por la sonda Voyager -NASA/JPL-

Saturno: Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble -HST / NASA-

Urano: Imagen tomada por el Voyager 2 en enero de 1986. NASA/JPL/Björn/Jónsson.

Neptuno: Imagen tomada por el Voyager 2. NASA/JPL/Björn/Jónsson.

joomla template